Rosario Robles: Pobreza, Demografía y Urbanización

Rosario Robles, Secretaria de SEDESOL, ha tenido el arrojo de  rescatar el debate demográfico,  barrido durante muchos años debajo de la alfombra. Lo ha hecho a contracorriente de ubicuas ideologías conservadoras en la derecha y la izquierda, y de una hipócrita corrección política.

Es verdad que el crecimiento demográfico a nivel agregado en nuestro país es de aproximadamente 1% anual, mientras que la tasa de fecundidad general (número de hijos promedio por mujer)  ronda 2.2, cercana a una tasa de reemplazo a largo plazo. Esto podría no atizar preocupaciones mayores. También es cierto que desde los años setentas del siglo XX México experimentó un proceso notable de transición demográfica, con bajas considerables en tasas de  mortalidad y de fecundidad, y un intenso proceso migratorio campo – ciudad y de urbanización. Esto permitió reducir la pobreza extrema, crear una amplia clase media y aumentar sensiblemente la esperanza de vida. De hecho, durante la segunda mitad del siglo pasado, la población rural se contrajo de casi un 60% del total a alrededor del 23% en la actualidad. Recordemos que urbanización, desarrollo económico y humano, y reducción de la pobreza extrema forman parte de una poderosa ecuación. Es claro cómo los países y regiones del mundo (y de México) con mayor nivel de desarrollo económico y desarrollo humano son aquellos que tienen las más altas proporciones de su población viviendo en ciudades (por ejemplo, más del 95%, como ocurre en EU, Canadá, Europa, Japón, etcétera). En nuestro país basta contrastar los casos de Oaxaca, Chiapas y Guerrero, con los de Nuevo León, Aguascalientes, y Baja California.

Por un lado, advirtamos que las tendencias poblacionales agregadas señaladas arriba encubren dinámicas demográficas regionales que se asocian a la pobreza extrema, contribuyendo a su persistencia y transmisión inter-generacional. Por el otro, distingamos entrepobreza y pobreza extrema, siguiendo a CONEVAL. Lapobreza se refiere a   carencias en seguridad social, salud, vivienda, educación, servicios básicos y alimentación. Se trata de un fenómeno que se extiende particularmente en las ciudades, y que alcanza al 36.6% de la población total de acuerdo a la evaluación recientemente publicada. Se relaciona en lo esencial con un débil crecimiento económico y una escasa generación de empleos. En contraste, la pobreza extrema consiste en ingresos insuficientes para siquiera sufragar una canasta básica de alimentos, condición en la que se encuentra el 9.5% de los mexicanos. Es un fenómeno, estructural, endémico y persistente sobretodo en varias regiones rurales del país, en especial de estados del sur: Chiapas en primer lugar con casi el 40% de su población en pobreza extrema, seguido por Oaxaca y Guerrero con entre 20-30%. Todo ello, a pesar de un  caudaloso gasto  social aplicado durante décadas en esos estados.

¿Por qué Chiapas, Oaxaca y Guerrero, y no Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro o Baja California? De nada sirve tratar de explicarlo a través de síntomas o efectos, como una educación deficiente, falta de inversión pública, abandono, o carencia de servicios y empleos; por esta vía siempre concluiremos en más gasto, a pesar de que ha sido palmariamente ineficaz. Debemos llevar la discusión al terreno de las causas de fondo, si queremos algún día plantear políticas que verdaderamente conduzcan a un combate exitoso contra la pobreza extrema. Habrá que analizar temas de demografía rural en regiones específicas, así como de densidad de población en tierras de baja productividad y fragilidad ecológica, absurda dispersión de población en asentamientos pequeños y aislados, instituciones improductivas, cultura local adversa al emprendimiento y a la inversión privada, y dependencia de actividades agropecuarias de subsistencia. Más subsidios no resolverán la pobreza extrema, sin políticas de salud reproductiva, cambios institucionales y culturales, y , migración y urbanización.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *