Entrevista. Braulio Ferrerira, Secretario Ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica

“El Hombre de las COPs”, podría ser el apodo acuñado para Braulio Ferrerira Souza, Secretario Ejecutivo del Convenio de Diversidad Biológica. De las doce COPs organizadas desde la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, Braulio ha participado en la organización de ocho de estos eventos internacionales y ha co-organizado tres más.

Braulio platicó con Equilibrio en su última visita a México, el pasado 10 de marzo, y esto fue lo que nos dijo:

¿Dónde ubica los parteaguas en la historia en el tema de biodiversidad?

Los procesos de biodiversidad han sido largos; es un tema que ha recibido creciente atención. Los primeros acuerdos internacionales se firmaron en el Siglo XX para detener las amenazas a especies, eso llevó a más de una centena de acuerdos internacionales, pero fueron acuerdos segmentados. En los años 80 se tenía la necesidad de contar con un acuerdo más amplio y holístico referente a biodiversidad, que no sólo tratara temas de conservación.

Todo esto llevó a que, en la Cumbre de la Tierra (Río, 1992), se aprobara el Convenio, que tiene tres grandes objetivos:

– Conservar la diversidad biológica

– Utilizar sosteniblemente los componentes de la diversidad biológica

– La participación justa y equitativa de los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.

¿Qué acciones va a implementar para la COP 13 que se llevará a cabo en México?

Las Conferencias de las partes o COPs son las instancias del Convenio para la toma de decisiones. Estas reuniones son importantes para avanzar en los marcos legal y político internacionales, y para establecer mecanismos de apoyo a los países en desarrollo para enfrentar los desafíos y retos con respecto a la biodiversidad.

Las temáticas abordadas en las COPs son amplias. Para la COP13, la parte más importante es alcanzar los objetivos de biodiversidad. Estaremos evaluando los procesos en general y los progresos de los países, así como monitorear mejor la cuestión de recursos financieros. En la Ciudad de México, por ejemplo, vamos a organizar un taller sobre cómo manejar recursos técnicos. La referencia con la que contamos todos los órganos de las Naciones Unidas para la elaborar la evaluación es una la Estrategia Global para Biodiversidad que establecimos en Japón en 2010.

Un tema central es cómo promover mayor atención para los temas de biodiversidad por parte de los sectores de desarrollo; estamos hablando del sector de agricultura, pesca, bosques, energía, salud, y de tecnología. Todos estos son sectores usuarios de la biodiversidad, que no siempre la utilizan de manera sostenible y no siempre contribuyen para la conservación de la biodiversidad. Así que hay todo un esfuerzo de transversalización de la biodiversidad, a lo que llamamos en inglés “mainstream”, que debe tener mayor centralidad y debe dejar de ser tratado como un tema secundario.

Lo que estamos discutiendo es que en septiembre próximo en Nueva York, la Secretaría General de la ONU debe aprobar la nueva agenda mundial de Desarrollo Sostenible, con un conjunto de 17 objetivos.

La idea es invitar a todos los países a que perciban la relevancia de la biodiversidad para alcanzar otros importantes objetivos de las sociedades, por ejemplo, la seguridad alimentaria, el acceso a agua de calidad y en cantidad, acceso a salud, combate a la pobreza, mejorar la calidad de vida de la población, todos esos grandes temas que son importantes para las sociedades porque dependen de la biodiversidad. Si seguimos perdiendo la biodiversidad no vamos a poder alcanzar esos objetivos, y no son suficiente las Naciones Unidas y los Ministerios de Medio Ambiente de los países, es necesario que en todos los sectores usuarios de la biodiversidad, como el sector privado, se utilice con más responsabilidad, no sólo en los sectores de Gobierno.

Las empresas privadas son las que más utilizan la biodiversidad, y ellos tienen que cambiar sus prácticas para promover el desarrollo sostenible. No es posible admitir más, que industrias sigan promoviendo la deforestación o la contaminación de las aguas para ampliar su oferta de productos derivados de la biodiversidad.; ese es el gran desafío. Y la COP 13 será una gran oportunidad para discutir que las Naciones Unidas adoptará esa nueva agenda de Desarrollo Sostenible, y que el CDB puede trabajar mejor conjuntamente con los sectores de desarrollo.

También buscamos una agenda más efectiva para reducir la vulnerabilidad, por lo que ese mes vamos a tener la conferencia SENDAI Japón, para establecer una nueva agenda mundial para reducir la vulnerabilidad ante desastres naturales, como sequías, tsunamis e incendios forestales.  A finales de este año va ser la COP21 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y esperamos que lleguemos a acuerdos importantes para la disminución de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Las decisiones que se tomen en este evento tendrán consecuencias considerables en la COP13 del CDB.

Queremos transmitir el mensaje de que la COP no es un evento para los Gobiernos, sino que es un evento para incorporar al sector privado y de negocios, y una gran oportunidad para incorporar mejor a las ONGs y la sociedad civil, en particular a los liderazgos indígenas”

 

¿Qué rescata de las COP anteriores para implementar en la de México?

Las COP se organizan por el Secretariado que presido en conjunto con el país anfitrión. Tenemos la experiencia de organizar doce COPs, y cada una amplía la experiencia de lo que es más efectivo y de lo que se necesita cambiar; es un proceso de evolución constante.

Uno de los temas que queremos llevar a México, y del cual el Secretario Guerra tiene un gran interés, es mejorar la parte política , que involucra a los ministros. Buscamos tener, por lo menos, dos días de intensos diálogos con los ministros y queremos ver cómo hacerlo más efectivo para realmente ayudar a avanzar en la agenda de biodiversidad.

¿Cuáles son las oportunidades de México para ejercer un mayor liderazgo?

Hay una serie de oportunidades en donde México puede ejercer un liderazgo más fuerte en la agenda global de biodiversidad. México es reconocido como uno de los países megadiversos y como uno de los más importante centros de origen de plantas cultivadas: maíz, aguacate, cacao, entre muchas más. También tiene buenas experiencias de conservación, y de trabajar con comunidades locales, y existe una expertise académica muy fuerte en temas de biodiversidad. Finalmente, cuenta con un órgano propio,  la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), que es muy activo y reúne los avances de la ciencia para apoyar la tomar de decisiones políticas. Así, México tiene bastantes oportunidades de ejercer un liderazgo, y estamos discutiendo sus posibilidades.

¿De qué manera se relacionan los acuerdos previos como preludio a lo que se discutirá en México?

Cada Convenio tiene sus especificidades. Lo que pasará con la de  Biodiversidad depende de lo que se decida en la COP 21 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) a realizarse en París el presente año. Si continuamos con el incremento de gases de efecto invernadero, la biodiversidad seguirá siendo impactada como resultado del cambio climático.

Estudios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglasen inglés) señalan que existe riesgo de pérdida de especies en las próximas décadas, de hasta un tercio de la biodiversidad mundial, si el proceso de acumulación de gases de efecto invernadero no se invierte. Así que tenemos un gran interés en lo que pasará en París.

Al mismo tiempo, los países necesitan empezar a adaptarse a los efectos negativos ya presentes del cambio climático. En este sentido, la biodiversidad ofrece oportunidades únicas para los procesos de adaptación. Para ilustrar, proteger y recuperar manglares, bosques y humedales, es fundamental para reducir los impactos del cambio climático, como inundaciones, la elevación del nivel del mar y eventos meteorológicos extremos que amenazan las zonas costeras. Estos ecosistemas son parte de la solución para la adaptación, al disminuir la intensidad de los cambios.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *