Dos años de protección a la vaquita marina ¿qué sigue?

vaquita_marina-e1431718137987-400x240Peña Nieto anunció lo que se había publicado el 10 de abril en el Diario Oficial de la Federación, el “Acuerdo por el que se suspende temporalmente la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle, cimbras y/o palangres operadas con embarcaciones menores, en el Norte del Golfo de California”. Al ser un acuerdo sin precedentes vale la pena extender un reconocimiento a los pescadores involucrados y al gobierno mexicano por dar un gran avance hacia la recuperación de la vaquita marina.

Las medidas implementadas no tienen precedente y son muy positivas. Sin embargo, existen todavía preocupaciones en torno a la preservación de la especie que no han sido atendidas y que han sido vertidas por el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) antes de la publicación del Acuerdo.

Las medidas llegan después de 8 meses que el CIRVA urgió la veda, así como el incremento y fortalecimiento de la vigilancia y prohibición de redes. En su momento el CIRVA ha indicado que la aplicación de la ley se considerará adecuada sólo si se prohíben las redes de enmalle tanto en mar como en tierra, por lo que la regulación debe incluir esta medida. Por ello, se hace necesario que la prohibición de redes de enmalle se aplique tanto al lance como a la posesión y transportación de estas artes de pesca en mar y en tierra.

Con relación a la única excepción de permitir “redes de enmalle usadas al cerco” para la pesquería de curvina golfina (Cynoscion othonopterus) durante el período del 1 de febrero al 30 de abril – hay una gran preocupación por parte del CIRVA que estas redes sean utilizadas ilegalmente como redes agalleras se deriva en otras épocas del año, por lo tanto, tendrán que mantenerse encerradas o bajo custodia en el período de 1 mayo-31 de enero para poder hacer posible una aplicación eficaz y eficiente de la ley.

El CIRVA ha dicho claramente que la supervivencia de la vaquita depende de una prohibición permanente de redes de enmalle. La inversión que ha realizado y que realice actualmente y en el futuro el gobierno de México, solo lograrán su propósito si el norte del Golfo de California se mantiene como un área libre de redes agalleras y de enmalle. La propuesta prohibición de dos años de las redes de enmalle sólo tendrá éxito si a los pescadores que sean compensados durante este período se les brinda la oportunidad de desarrollar medios de vida alternativos, incluyendo el uso de artes y métodos de pesca que permitan la supervivencia futura de las marsopas.

El esquema de compensación propuesto debe incluir el desarrollo, prueba y puesta en práctica de artes de pesca alternativas. El período de dos años en que se va a indemnizar a los pescadores por no utilizar las redes de enmalle, proporciona una excelente oportunidad para entrenarlos y equiparlos con la red de arrastre ligera para camarón ya desarrollada y que es legalmente obligatoria para la pesquería de camarón. Asimismo, es también oportunidad para que, aplicando sus conocimientos y habilidades, desarrollen trampas u otros equipos para las pesquerías de escama.

La larga experiencia de científicos con conocimiento en el monitoreo acústico y evaluación de las poblaciones deja claro que el enfoque propuesto para medir el éxito de la prohibición de redes de enmalle no es científicamente creíble. Debido al bajo número de vaquitas, cualquier estudio carecería del poder estadístico suficiente para detectar un aumento en la población durante el período inicial de dos años de la prohibición de redes, aún cuando la captura incidental de vaquitas se reduzca a cero.

Finalmente el CIRVA ha indicado que el programa de monitorización que ya realiza el gobierno mexicano, que constituye el programa de monitoreo acústico más intenso que se ha realizado para mamíferos marinos, fue diseñado para detectar un aumento de cuatro por ciento anual en el número de vaquitas durante un período de cinco años. Por ello la monitorización de la población es esencial; no obstante en que cualquier medición que se utilice para determinar si el programa de conservación de la vaquita tiene éxito debe ser realista.

Así mismo, es necesaria la intervención del Secretariado CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) por la violación que se está dando o pueda darse de este Convenio internacional por el tráfico ilegal de la totoaba hacia China. México debe solicitar la ayuda de EUA y China para detener el transporte e importaciones ilegales, así como detener la demanda en China de un producto ilícito que está conduciendo a dos especies mexicanas endémicas a la extinción, a la misma totoaba y por supuesto a la vaquita marina.

El acuerdo publicado es un ejemplo de un gran avance que demuestra que la colaboración entre sociedad y gobierno es posible. Por ello, el acuerdo temporal debe ser considerado como el inicio de atender la necesidad de solventar los comentarios del CIRVA en este próximo periodo de veda de dos años, para que se brinde una protección permanente a la vaquita marina hasta la recuperación sustancial de la población.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *